martes, octubre 03, 2017

Hay una cruz en El Saso




Lejos del valle y de la capital,
donde la cordillera se hace azul,
donde la distancia es el monte
y al cielo se le trata de tú a tú.

Donde los pastores crearon un país,
donde la justicia era un honor,
esa es la tierra donde yo nací.
Noble hogar donde un día
los hombres marcaron su ley.

Hay una cruz en El Saso
donde los mastines aúllan soledad,
donde cada noche enciendo el fuego pa' cenar
migas, uva y vino por los que se han ido.

Yo maldigo la ciudad
porque todos se fueron de aquí,
solo quedábamos Germán y yo.
Germán se murió en Febrero,
ahora solo se oye su ganado.
Ahora solo el eco y yo.

Hay una cruz en El Saso
donde los mastines aúllan soledad,
donde cada noche enciendo el fuego pa' cenar
migas, uva y vino por los que se han ido.

Yo maldigo la ciudad.
"Padre, que el pueblo ya no es pa' vivir,
venga con nosotros a Madrid..."
Así me hablan mis hijos pero yo me quedo,
y aquí he de morir.

Con las manos llenas y un nombre de rey,
marcado por el viento y por el sol,
mi vida es parte de esta tierra.
Yo pertenezco a esa raza de hombres
que un día marcaron su ley.


Mauricio Aznar y Gabriel Sopeña

Olga y Los Ministriles

jueves, septiembre 28, 2017

Centro




Detrás de ti, corriendo va el porvenir,
a ver si quieres
dejarte arañar por sus pinceles.

Detrás de ti, siguiéndote, la libertad
a ver si puedes
abrirle algunas puertas, soltar las redes.

Detrás de ti, danzando va la luna llena,
su danza ardiente
te invita a elevar tu voz de nieve.

Detrás de ti, la humanidad más animal
te está llamando:
que olvides lo aprendido,
que empieces a sentir,
que no tiene sentido
vivir así.

La mente abierta, la piel dispuesta,
las alas puestas, la mente alerta.

Abierto el corazón, abierto al mundo
en todo su esplendor tu ser profundo.

Hay que tener:
La mente abierta, las alas puestas
y si puede ser,
la piel dispuesta, la mente alerta.

Detrás de mí, a fuego lento está naciendo
una canción desde el centro de tu centro.

martes, septiembre 26, 2017

Nieve




Aquel día fue el más frío
Del enero más amargo
Quizá el invierno más largo
Que el amor ha conocido
Ella fumando tirita
Superviviente de aludes
Él escribiendo en la nube
De su boca un todavía
Él sale de algún garito
Como perdido en la niebla
Ella busca primaveras
Mientras fuma un cigarrillo
Y allí en mitad de la nada
En la intemperie se encuentran
Queda la calle desierta
Cuando cruzan la mirada.

Y nieva
Sobre mi espalda cansada
Sobre mi casa atrapada
En una bola de cristal
Que la soledad agita
Cuando todo se termina
Cuando todo acaba mal.
Y nieva, nieva y nadie dice nada
Quedan solo las pisadas
De los que salen de escena
Nieva y solo se sonríe
Se congelan los jazmines
La escarcha trepa mis piernas y nieva.

Buscando la piel calor
Sin querer se han acercado
Hace frío alguien ha hablado
Conversación de ascensor
Tiene lo eterno un principio
En el Big Bang más pequeño
Llena la nieve el silencio
Se asoman al precipicio
Del pasado y sus fantasmas
Mientras la nieve los cubre
Y faltan a la costumbre
De ser prudentes y charlan
Sin pudor y sin blindajes
Y la noche se derrumba
La nieve no para nunca
Y se olvidan de los planes.

Y nieva sobre mi espalda cansada
Sobre mi casa atrapada
En una bola de cristal
Que la soledad agita
Cuando todo se termina
Cuando todo acaba mal.
Y nieva, nieva y nadie dice nada
Quedan solo las pisadas
De los que salen de escena
Nieva y solo se sonríe
Se congelan los jazmines
La escarcha trepa mis piernas y nieva.

Llega por fin el abrazo
Ya casi no sienten frío
Quedan los dos ateridos
Los cuerpos entrelazados
Tienen miedo del futuro
Ninguno quiere moverse
Los planes siempre se tuercen
El amor es como humo
Ya nadie se marchará
Ya la nieve los oculta
Es el miedo quien sepulta
Bajo la nieve un quizá
Queda enterrada la vida
De un invierno para siempre
No hay verano que deshiele
El recuerdo de esta herida.

Y nieva
Sobre mi espalda cansada
Sobre mi casa atrapada
En la bola de cristal
Que la soledad agita
Cuando todo se termina
Cuando todo acaba mal
Y nieva, nieva y nadie dice nada
Quedan solo las pisadas
De los que salen de escena
Nieva y solo se sonríe
Se congelan los jazmines
La escarcha trepa mis piernas y nieva.

Y nieva.


Ismael Serrano

domingo, septiembre 24, 2017

Mi libertad




Intenté buscar tu imagen y la noche era una loba que se iba.
Llueve lento en la avenida y los árboles me miran al pasar.
Me sumerjo en ese río de los coches y la gente que camina,
una vez más...

Los relojes se han parado, pido fuego y alguien pasa, va corriendo.
En los cubos de basura una sombra busca algo que comer.
Llueve en los escaparates y unos jóvenes se besan en la acera,
va a amanecer...

Buscaré tu cabellera de lejano cometa
no estaré ni un solo día cansado de soñar,
cantaré con la alegría del que va siempre a tu lado.
Mi libertad...

Los periódicos mojados y la luna que me mira indiferente.
Unos pasos se detienen y una anciana busca lenta su portal.
Amanece en los tejados y te doy mis pensamientos, vuelvo a casa,
por ver si estás...

Buscaré tu cabellera de lejano cometa,
no estaré ni un solo día cansado de soñar,
cantaré con la alegría del que va siempre a tu lado.
Mi libertad...

Pablo Guerrero

viernes, septiembre 22, 2017

La canción de la carretera




Esta es la canción de la carretera
del que sale a dar todo lo que lleva
del que va buscando lo que le falta
el que nunca teme lo que le espera.

Esta es la canción que prende la mecha
para la explosión de cositas buenas
que merezco y que no voy a negarme
por esa obsesión de sentirme siempre mal
de perderte sin querer
de buscarte en cada bar
no estás...

Vámonos los dos a perder el miedo
a seguir el ritmo de los latidos
vamos corazón a poner en vuelo
este amor que nos puso en el camino
a ti y a mí
amándonos
no hay quien nos pueda
a ti y a mí, a ti y a mí, amándonos
amándonos
no hay quien nos pueda.

Vámonos los dos a perder el miedo
a seguir el ritmo de los latidos
vamos corazón a poner en vuelo
este amor que nos puso en el camino
a ti y a mí
amándonos
no hay quien nos pueda
a ti y a mí, a ti y a mí, amándonos
amándonos
no hay quien nos pueda.


Muerdo

Volar




Volar, lo que se dice volar
volar, volar, volar, no vuelo.

Volar, lo que se dice volar
volar, volar, volar, no vuelo.

Pero desde que cambié
el palacio por el callejón,
desde que rompí todas las hojas del guión,
si quieres buscarme, mira para el cielo.

Pero desde que me dejé el bolso en la estación
y le pegué fuego a la tele del salón,
te prometo hermano, que mis suelas no tocan el suelo.

Solté todo lo que tenía y fui feliz,
solté las riendas y dejé pasar.

No me ata nada aquí,
no hay nada que guardar,
así que cojo impulso y a volar,
lo que se dice volar
volar, volar, volar, no vuelo.

Volar, lo que se dice volar
volar, volar, volar, no vuelo.

Pero desde que tiré las llaves ya no quiero entrar
desde que quemé las naves y aprendí a nadar
si quieres buscarme, mira para el cielo.

Pero desde que olvidé el teléfono en un bar
desde que no tengo nada parecido a un plan,
te prometo hermano que mis suelas no tocan el suelo.

Solté todo lo que tenía y fui feliz,
solté las riendas y dejé pasar.

No me ata nada aquí,
no hay nada que guardar,
así que cojo impulso y a volar.

Volar, lo que se dice volar
volar, volar, volar.


El Kanka

miércoles, septiembre 20, 2017

La puerta violeta




Una niña triste en el espejo me mira prudente y no quiere hablar
hay un monstruo gris en la cocina
que lo rompe todo
que no para de gritar.

Tengo una mano en el cuello
que con sutileza me impide respirar
una venda me tapa los ojos
puedo oler el miedo y se acerca.

Tengo un nudo en las cuerdas que ensucia mi voz al cantar
tengo una culpa que me aprieta
se posa en mis hombros y me cuesta andar.

Pero dibujé una puerta violeta en la pared
y al entrar me liberé
como se despliega la vela de un barco.
Desperté en un prado verde muy lejos de aquí
corrí, grité, reí
sé lo que no quiero
ahora estoy a salvo.

Una flor que se marchita
un árbol que no crece porque no es su lugar
un castigo que se me impone
un verso que me tacha y me anula.
Tengo todo el cuerpo encadenado
las manos agrietadas
mil arrugas en la piel
las fantasmas hablan en la nuca
se reabre la herida y me sangra.
Hay un jilguero en mi garganta que vuela con fuerza
tengo la necesidad de girar la llave y no mirar atrás.

Así que dibujé una puerta violeta en la pared
y al entrar me liberé
como se despliega la vela de un barco.
Desperté en un prado verde muy lejos de aquí
corrí, grité, reí
sé lo que no quiero
ahora estoy a salvo.

Así que dibujé una puerta violeta en la pared
y al entrar me liberé
como se despliega la vela de un barco.
Aparecí en un prado verde muy lejos de aquí
corrí, grité, reí
sé lo que no quiero
ahora estoy a salvo.


María Rozalén

Pongamos que hablo de Martínez




Fuimos cerrando, uno a uno cuatro bares,
Montevideo, ya hacía rato, amanecía.
Vos me augurabas oropeles y ultramares
y al regresar del baño, ¿quién no te creería?

Desorientado y confundiendo vocaciones,
yo estaba preso en mi alegría diletante.
Me fui a Madrid, con mi guitarra y mis canciones
haciendo caso a tu consejo delirante.

Y hoy que pasaron 22 diciembres ya
de aquella noche loca que selló mi suerte
esta canción - más vale tarde que jamás -
la escribo para agradecerte.

Y aunque sé bien que con tu empaque de Alatriste
te da pudor la confesión de borrachera,
creo que sabes que el regalo que me hiciste
me cambió la vida entera.

Te quiero mucho más de lo que te lo cuento.
Te veo mucho menos de lo que quisiera,
y como yo, una jauría de sedientos
que fuiste recogiendo por la carretera.

Te debo la "Milonga del moro judío"
y otra turné por el Madrid de los excesos,
donde aprendí a domar más de cien desvaríos
y a robar más de mil besos.

Tengo el detalle de camuflar tu apellido
y quien lo quiera adivinar, que lo adivine,
para nombrar a quien estoy agradecido,
pongamos que hablo de Martínez.

Y aunque sé bien que con tu empaque de Alatriste
te da pudor la confesión de borrachera,
creo que sabes que el regalo que me hiciste
me cambió la vida entera.

Creo que sabes que el regalo que me hiciste
me cambió la vida entera.

Jorge Drexler

lunes, julio 10, 2017

Telefonía




Que viva la telefonía
en todas sus variantes.

Pensando estaba
que te me escabullías,
cuando vi tu nombre
en la llamada entrante.

Bendita cada onda, cada cable,
bendita radiación de las antenas.

Mientras sea
tu voz
la que me hable,
como me hablaste
hace un minuto apenas.

Te quiero,
te querré,
te quise siempre.
Desde antes de saber
que te quería.
Te dejo este mensaje simplemente
para repetirte algo
que yo sé que vos sabías.

Perdonen que insista
en elogiar las telecomunicaciones.
Aunque todos creen
que han inventado algo
y siguen siendo
las mismas,
las canciones.

Benditos los rollos de papiro
benditas servilletas de los bares
que han guardado
idénticos suspiros
desde el"Cantar
de los cantares".

Te quiero,
te querré,
te quise siempre.
Desde antes de saber
que te quería.
Te dejo este mensaje simplemente
para repetirte algo
que yo sé que vos sabías.

Noches en vela,
nombres en clave,
cuántos secretos,
versos galantes.
Mil confesiones delirantes.

Pasan milenios
cambian los nombres
de los amantes,
cambian el atuendo,
pero el mensaje sigue siendo:

Te quiero,
te querré,
te quise siempre.
Desde antes de saber
que te quería.
Te dejo este mensaje simplemente
para repetirte algo
que yo sé que vos sabías.

jueves, abril 27, 2017

De Teruel no es cualquiera




He viajado a pueblos sin sacristán,
donde no sangran por rencor.
He llorado al ver una catedral,
levantada con dolor.

El amor me brotó un día de abril,
bajo una higuera del edén.
Noche mágica de Nueva York,
la recuerdo con desdén.

Yo nací en un parto sin doctor,
una noche de vendaval.
Cuando abrí los ojos me inundó,
un asombro mineral.

Jamás pude ver luego de mayor
ese cielo tan maternal.
Una vez me pasé en soledad
siete días sin hablar.

Por más que te esfuerces, no
lograrás poderlo entender.
Hay un sitio, hay un lugar,
donde no es fácil converger.

La noche  brilla más que el sol,
donde tú eres el timonel.
Por más que lo busques no,
solo es Teruel.

El desierto será tu inmenso hogar
y la nieve te abrazará.
El mudéjar no es una decoración,
hay estrellas para comprar.

Es extraño, pero es pura verdad,
en Teruel quisieron nacer.
Gente rara como Chomón,
gente rara como Buñuel.

Si no tienes cerca un manantial,
si tu patria no tiene luz,
si las calles muerden al pasear,
si no puedes llevar tu cruz.

Si el paisaje tuyo es una pensión
sin domingos y sin pastel.
No te amargues por una vez,
te dejamos ser de Teruel.

Por más que te esfuerces no,
lograrás poderlo entender.
Hay un sitio, hay un lugar,
donde es fácil envejecer.

La noche brilla más que el sol,
donde tú eres el timonel,
por más que lo busques no,
solo es Teruel.

Por más que te esfuerces no,
entenderás está quimera.
Es muy fácil ser de Pekín,
es muy fácil ser de Estambul,
es muy fácil ser de Madrid.
Mas de Teruel no es cualquiera.

Joaquín Carbonell

miércoles, abril 26, 2017

Querido Labordeta





Dulces ribazos,
nubes del Bajo Aragón,
el Somontano,
te lleva en el corazón.

Cierzo del Ebro,
Serranía de Teruel.
La humilde aliaga
siempre pregunta por él.

Tierras de Franja
te darán la “bona nit”.
Café Levante
siempre se acuerda de ti.

Sol madrileño,
caserón del Buen Pastor.
Plaza El Torico
allí dejaste tu voz.

¡Venga, vamos Labordeta,
que nos espera el furgón!
Esta es en La,
la otra en Do.
Polvo, niebla, viento y sol.

Cae la tarde,
la lluvia empaña el cristal.
Llega otra plaza
cantando a la soledad.

Viejas y arcillas,
leñeros de Albarracín.
Suena La Albada
aquel 14 de abril.

Banderas rotas
de puño y de libertad.
Agosto en Jorcas,
rosas de fraternidad.

Camino y manta
la guitarra hay que plegar,
luz en el pecho
que ya se escucha ...*

¡Venga, vamos Labordeta,
que nos espera el furgón!
Esta es en La,
la otra en Do.
Polvo, niebla, viento y sol.

¡Venga, coño Labordeta,
que nos espera el furgón!
Si ya no está
tu vozarrón,
¡a la mierda esta canción!


* Texto no identificado...  Cualquier aportación será bien recibida...
No hemos encontrado una transcripción de la letra de este precioso homenaje a José Antonio Labordeta por parte de su amigo y compañero durante tantos años Joaquín Carbonell y con la participación como segunda voz de Eduardo Paz.

viernes, marzo 10, 2017

Pastillas para no soñar




Si lo que quieres es vivir cien años no
pruebes los licores del placer,
si eres alérgico a los desengaños    
olvídate de esa mujer.

Compra una máscara antigás,
mantente dentro de la ley,              
si lo que quieres es vivir cien años haz
músculos de cinco a seis.

Y ponte gomina que no te despeine el
vientecillo de la libertad,
funda un hogar en el que nunca reine
más rey que la seguridad.

Evita el humo de los clubs,
reduce la velocidad,
si lo que quieres es vivir cien años
vacúnate contra el azar.

Deja pasar la tentación, dile a
esa chica que no llame más,
y si protesta el corazón en
la farmacia puedes preguntar:
"¿Venden pastillas para no soñar?"

Si quieres ser Matusalén vigila tu colesterol.
         
Si tu película es vivir cien años no lo
hagas nunca sin condón.

Es peligroso que tu piel desnuda
roce otra piel sin esterilizar,
que no se infiltre el virus de la
duda en tu cama matrimonial.

Y si en tus noches falta sal para
eso está el televisor,
si lo que quieres es cumplir
cien años no vivas como vivo yo.

Deja pasar...


Explotación didáctica. (Maite García y Pablo Garrido)

jueves, marzo 09, 2017

Lo que Ana ve




Ana tiene un mensaje pintado de azul en el ojo derecho
Ana tiene un mal día grabado en los labios partidos, por cierto
Ana tiene un secreto que no sabe nadie aunque no es un secreto
Y un día cualquiera es el último día, y un día de estos.

Ana cree que el mundo es enorme pero no lo bastante
A Ana le engañan diciendo si te vas no tardaré en encontrarte
Ana no tiene claro a partir de cuando todo se volvió negro
Pero él dijo un día antes muerta que viva, con otro ni en sueños
O cuando escupía diciendo tu vida será puro miedo

Abrir las alas y volar dejarlo todo sin hacer
y largarse pronto con lo puesto
Quién quiere ver lo que Ana ve una noche otra también
La vida es bella pero quién quiere ver lo que Ana ve

Y dónde puedes ir cuando tú sabes bien que irá por ti
Cómo vas a gritar si sabes que nadie te escuchará
Todos dirán vaya exageración no será tanto no
Mientras esculpe a golpe de puño su nombre en tus huesos
Mientras te tapa la boca y te aplasta un cigarro en el pecho

Abrir las alas y volar dejarlo todo sin hacer
y largarse pronto con lo puesto
Quién quiere ver lo que Ana ve una noche otra también
La vida es bella pero quién quiere ver lo que Ana ve

Recuerda que dijo antes muerta que viva
Con otro ni en sueños
O cuando esculpía a golpe de puño
Su nombre en tus huesos

Abrir los brazos y volar dejarlo todo sin hacer
Y largarse pronto con lo puesto
Quién quiere ver lo que Ana ve, una noche otra también
La vida es bella pero quién quiere ver lo que Ana ve


Revólver


Explotación didáctica. (Talal Badih Akhrif)

martes, febrero 28, 2017

No hay tanto pan




Hay un gallo
que llora y que grita
"despierta, despierta, despierta, despierta", prudente.

Que esto duele,
te arrasa,
te mata, te irrita.

Qué suerte la tuya tan cruda y maldita.
Reza de día de noche y no almuerza.
Se cree mala madre y también mala hija.

¿Dónde está la suerte? La mía, poquita.
Alguien se lo da y después se lo quita.

Y no hay tanto pan, pan, pan...
no hay tanto pan, pan, pan...
no hay tanto pan, pan, pan...
no hay tanto pan, pan, pan...

Unos son grandes y otros valientes,
unos traicionan y otros son fuertes.

Despierta Mercedes,
ay, mi Patricia,
Tomás, Martín, Juan, Lola, Pablo y Cristina,
que esta gran culpa no es tuya ni mía.

Mentiras, sonrisas y amapolas,
discursos, periódicos, banqueros y trileros.
Canciones, manos y pistolas,
bolsos, confeti, cruceros y puteros.

Te roban y te gritan,
te roban y te gritan.
Te roban y te gritan,
y lo que no tienes también te lo quitan.

No hay tanto pan, pan, pan...
no hay tanto pan, pan, pan...
no hay tanto pan, pan, pan...
no hay tanto pan, pan, pan...

Y es indecente, es indecente,
gente sin casa, casas sin gente.
Es indecente.

No, no hay tanto pan.
(convierten el pueblo en banco
la mierda en oro
lo negro en blanco)

No hay tanto pan.





Silvia Pérez Cruz