domingo, diciembre 04, 2016

No puedo vivir sin ti




Llevas años enredada en mis manos,
en mi pelo, en mi cabeza,
y no puedo más, no puedo más.
Debería estar cansado de tus manos,
de tu pelo, de tus rarezas,
pero quiero más, yo quiero más.

No puedo vivir sin ti,
no hay manera,
no puedo estar sin ti,
no hay manera.

Me dijiste que te irías,
pero llevas en mi casa toda la vida.
Sé que no te irás, tú no te irás.
Has colgado tu bandera, traspasado la frontera,
eres la reina,
siempre reinarás, siempre reinarás.

No puedo vivir sin ti,
no hay manera,
no puedo estar sin ti,
no hay manera.

Y ahora estoy aquí esperando a que vengan a buscarme,
tú no te muevas,
no me encontrarán, no me encontrarán.
Yo me quedo para siempre con mi reina y su bandera,
ya no hay fronteras,
me dejaré llevar a ningún lugar.

No puedo vivir sin ti,
no hay manera,
no puedo estar sin ti,
no hay manera.

No puedo vivir sin ti,
no hay manera,
no puedo estar sin ti,
no hay manera

Coque Malla y Anni B Sweet

jueves, noviembre 17, 2016

Hijos de un mismo dios




Cinco de la mañana ahí en Tijuana
Se oye un disparo desde una ventana
María mira hacia al cielo, ya está acostumbrada
Es la banda sonora de cada madrugada

Una pareja viviendo en Nueva York
Trabaja a jornada completa, otra cuota, otro ordenador
Su tiempo se resume, con tiempo que no consume
La banda sonora: es el sonido de su reloj

Doce de la noche en el sur de Europa
Pongamos que hablo de Madrid
La palabra crisis bautizará la mañana
Es la banda sonora de tanto repetir

Si somos hijos, hijos de un mismo dios
¿Por qué siempre caen los mismos, por qué? Oye, dímelo
Si somos hijos, hijos de un mismo dios
¿Por qué los ojos se nublan?
¿Por qué los ojos se acostumbran a todo este dolor?
(¡Vámonos!)

Sí, somos, oh oh oh oh
Sí, somos, oh oh oh oh
Sí, somos, oh oh oh oh
Sí, somos, oh oh
Oh

São Paulo, siete de la tarde
Cacerolas en lugar de tambores inundan la calle
João sigue con lo suyo, con sus labores
Fuera suena la banda sonora de sus dolores
Luis, con el mundo, lleva una vida muy social
En la Red un millón de amigos
Dice: No te pueden fallar
Pero en su casa hace un mes
Que nadie cruza su portal
La banda sonora: Solitaria comunidad

Un hombre camina por las calles de Dakar
Se pregunta si una enfermedad se puede orquestar
¿Quién traerá la vacuna?
Moneda y cambio de una fortuna
Una banda sonora que pronto se olvidará

Si somos hijos, hijos de un mismo dios
¿Por qué siempre caen los mismos, por qué? Oye, dímelo
(¡Escucha!)
Si somos hijos, hijos de un mismo dios
¿Por qué los ojos se nublan?
¿Por qué los ojos se acostumbran a todo este dolor?
(Vámonos!)

Sí, somos, oh oh oh oh
Sí, somos, oh oh oh oh
Sí, somos, oh oh oh oh
Sí, somos, oh oh
Oh

Y nos piden convivir, sin perder la cordura
Dar la mano con soltura a los Tipos de interés
Aceptar su economía como animal de compañía
Correr con ataduras sobre su mundo de papel

Sí, somos, oh oh oh oh
Sí, somos, oh oh oh oh
Sí, somos, oh oh oh oh
Sí, somos, oh oh
Oh

Macaco

miércoles, noviembre 16, 2016

Prefiero amar



Me dice el corazón
que no soy de este planeta,
que caí de algún cometa
fuera de circulación.

O acaso sea un clon
de algo así como un salvaje
que articula algún lenguaje
de una extraña dimensión.

Porque sucede
que entre la fe y la felonía,
la herencia y la herejía,
la jaula y la jauría,

entre morir o matar
prefiero, amor, amar,
prefiero amar, prefiero amar,
prefiero amor, amar.

También pudiera ser
que me esté volviendo loco
porque me pegó el siroco
de la levedad del ser.

Y qué le voy a hacer
si me falla alguna pieza
por creer que la Belleza
no se rinde ante el poder.

Y así sucede...

Y puestos a elegir
entro el oro y el Parnaso,
yo me pido ser payaso,
mago, acróbata o faquir.

O acaso un elixir
con orgiásticas burbujas
o la bola de las brujas
donde sueña el porvenir.

Porque sucede...

Luis Educardo Aute

Luis Educardo Aute

Muerdo y Luis Eduardo Aute

Miguel Poveda y Daniel Casares

viernes, agosto 12, 2016

Asuntos pendientes




Miré dentro y pensé que algo debe cambiar,
No puedo caminar con rencor en la piel y en los ojos la sal.
Confiar otra vez en la humanidad,
Disfrutar de tus besos, oler en tus manos toda tu bondad.
Lo cierto es me hiciste mal,
Lloré ríos, bebí crueldad.
Me equivoqué, no supe amar,
Quiero aprender, andar en la verdad.

Encontrar la razón de las horas perdidas,
Entender el perdón como un gesto de amor para toda la vida.
Aceptar que hoy es hoy y que ayer fue pasado,
Que aprender a vivir es saber descubrir que el futuro está actuando.
Olvidar el dolor de palabras hirientes
Y cambiar la razón ojos que no te ven corazón que te siente.
Entregarme a la luz cuando llegue el momento
Y buscarte en mi alma, encontrarte,
Saber y sentir que no tengo asuntos pendientes.
Asuntos pendientes...

No quiero que me duelas más,
Ni esperar nunca nada de ti.
Quererte así sin disfrazar.
Dejando a un lado el mal que viví.....

María Rozalén

María Rozalén y Abel Pintos